Estaban haciendo una perforación, se produjo un calentamiento en los cables y se produjo el corto circuito que inicio el fuego.


El hecho se produjo en una vivienda de calles las Heras al 2100 de Funes, cuando una empresa contratada por la propietaria se encontraba realizando una perforación para la colocación de una bomba en la casa y, el consumo de energía en la máquina, hizo que se recalentaran los cables de la instalación domiciliaria y comience el fuego.

La máquina perforadora estaba enchufada en una de las habitaciones del domicilio, esto hizo que por el gran consumo se recalentara la línea que, evidentemente no estaba preparada para eso, y comience a arder. La propietaria que se encontraba en la casa tomó rápidamente lo que pudo y salió corriendo. El fuego se extendió al baño y a otra habitación.

Se convocó a bomberos voluntarios de Funes que rápidamente acudieron a la vivienda para tratar de controlar el fuero y evitar que se propague aún más. Trabajaron con dos dotaciones y el apoyo de cubas municipales para el abastecimiento de agua. Personal del Sies asistió a un bombero que se descompensó. Se determinó que las pérdidas fueron parciales en el hogar.

Luego de emitida la nota, a través del WhatsApp de Canal 4 Regional comenzaron a llegar múltiples mensajes en referencia a el trabajo de estas máquinas en los domicilios. Una vecina contó que le ocurrió lo mismo solo que tuvo la suerte que no se prendiera fuego su casa, solo derritió los cables. Así se fueron multiplicando los mensajes de televidentes de nuestro canal a lo largo del día.

Ahora, las empresas de perforación deberían en primera instancia tener estas cosas en cuenta cuando van a un domicilio, no deberían sacar corriente simplemente de un enchufe común de nuestro hogar y hacerlo directamente del pilar domiciliario. Otra opción, como nos contaba un televidente, es que directamente deberían trabajan con un grupo electrógeno propio, adecuado para el consumo de la máquina, y así evitar posibles daños en el domicilio del contratante.